Todos conocéis lo que está pasando en Libia actualmente. La población se ha levantado contra su dictador, después de 42 años. Los líderes europeos aprovechan para hacer leña del arbol caído. La alianza atlántica se prepara para intervenir. La O.N.U. ya ha pedido una remesa de cascos azules por si acaso. ¡Que valientes somos en Europa cuando el árbol está siendo cortado por otras manos!. Hasta hace pocos días los mandamases del viejo continente le chupaban el culo a Gadafi. Hoy se frotan las manos porque ya pueden hablar libremente sobre él sin miedo a una represalia relacionada con el petróleo. Que si la democracia, que si la libertad, que si el pueblo… Eso está muy bien, pero igual de bien estaba en los últimos 40 años y no decían nada. Otra prueba (si es que nos hacía falta alguna más) de que el petróleo y el dinero son los amos del mundo.