Esta noche pasada pasará a la historia como la noche en que los bomberos de Córdoba nos salvaron de una muerte segura. Sobre las 21:00h un vecino se percató de que el pino gigantesco y milenario que convive junto a nuestro edificio tenía una de sus inmensas ramas rota y estaba a punto de caer sobre los incautos peatones que cada día llenan nuestra calle. Como diría Pedro Piqueras, era una estampa dantesca. Rápidamente se alertó a los bomberos, que interrumpieron su descanso para salvar la integridad de sus conciudadanos. Se enfrentaron a los inumerables  peligros que supone desmembrar a un titán monumental y nos libraron de un peligro mortal.


 

 

Más fotos aquí.

Fuera de bromas, los bomberos cumplieron profesionalmente con su deber hasta altas horas de la madrugada, tal y como se puede observar en los siguientes videos. ¡Un saludo a todos los bomberos cordobeses!: