Hace unas semanas adquirí el recien salido Portal 2. Lo compré sobre todo por jugar el modo cooperativo. Me gustó mucho la primera parte y pensé “jugando dos personas debe ser mucho mejor”. No tenía ningún tipo de expectativas sobre el juego. Sólo esperaba más portales, más saltos imposibles y más puzles. Y he de decir que me equivoqué. Portal 2 no es una “ampliación” del primero. Portal 2 es el juego del año (a no ser que alguien se saque una genialidad de la manga, que lo dudo) y uno de los mejores de la década.

Valve demuestra por qué está en lo más alto y que,  a pesar de ello, no se duerme en los laureles. Mientras que muchos desarrolladores aún están asimilando la originalidad de la primera entrega, Valve nos ofrece una obra sólo al alcance de los más grandes, dejando en bragas a muchos equipos de desarrollo. Demuestran que en este mundillo aún se puede hacer algo novedoso, que no es necesario sacar un juego al año bajo la misma formula y que las virguerías técnicas no son fundamentales para hacer una genialidad.

 

 

Pero, ¿que es Portal 2?. La respuesta lerda es: la segunda parte de Portal. La respuesta de personas normales es: la segunda entrega de uno de los juegos más innovadores y originales de los últimos años y que era, más que un videojuego completo, una prueba de concepto. Lo que lo hacía un juego muy corto. Su gran fallo.

Ahora imaginaos Portal (el 1). Coger su idea, sus gráficos, su sonido, su diseño…cogerlo todo y elevadlo a la enésima potencia. Eso es Portal 2. Pero voy a analizarlo por apartados:

 

– Gráficos:

El motor utilizado para este juego sigue siendo el famoso Source de Valve, pero retocado y revisado para la ocasión. Está claro que no tiene nada que hacer contra las bestias que existen en la actualidad (os recuerdo que source tiene más de 7 años) pero ni lo pretende ni lo necesita. No hace falta poner trillones de polígonos en pantalla, texturas en HD ni efectos innovadores. Sólo es necesario disponer de un motor solvente (y source lo es, sobre todo en las físicas y me atrevería a decir que también en las luces) y un buen equipo de diseño para obtener uno de los acabados gráficos más redondos que he visto jamás. Y no precisamente por las virguerías técnicas, sino por el propio trabajo de diseño.

 

 

Al principio pasaremos por algunas de las salas de la primera parte. Pero ahora, al estar abandonadas en esta segunda parte, entra la luz de sol por las partes rotas del techo y la naturaleza se abre paso por ellas. Todo está destrozado y oxidado. Más tarde entraremos en salas “recicladas” y algunas nuevas, mientras GLaDOS (la robot mala-malísima) las va terminando de crear y arreglar a nuestro paso. Luego descenderemos hasta las entrañas de Aperture Science donde visitaremos las instalaciones de los 60′ y 70′ de esta empresa. Todo está abandonado, inundado y oxidado. Por último visitaremos unas salas nuevas creadas para nosotros por otro personaje del juego que no desvelaré para no contar nada de la trama. Estas salas se crean mientras entramos, mostrando las entrañas de la actual Aperture Science.

 

 

El diseño de personajes es absolutamente magnifico. Parece imposible conseguir que los robots estén tan “humanizados”. Se puede saber lo que piensan y siente con sólo mirarlos. Mención especial para el entrañable Wheatley, que se limita a ser una “bola metálica”, pero aún así es capaz de transmitir todo lo que dice y hace.

 

 

Todo, absolutamente todo, está cuidado al detalle y realizado con una maestría que ya quisieran tener muchos diseñadores gráficos. Todo lo que os diga es poco. Un apartado soberbio bajo mi punto de vista.

 

– Sonido:

Otro apartado redondo. Puertas, portales, robots, disparos, elementos electrónicos…todo está a gran nivel. Pero, sin lugar a dudas, destaca de nuevo el doblaje al castellano de todos los personajes del juego. Un gran trabajo de localización de Valve.

 

– Diversión/jugabilidad:

Y llegamos al apartado más importante. De nada serviría lo anterior si luego el juego fuese un aburrimiento. Obviamente, no lo es.

Lo primero que hay que decir es que el manejo del juego es igual que la primera parte. Es decir, sencillo e intuitivo. Lo complicado está en resolver los puzles que se van proponiendo. Pero esa es precisamente la salsa de juego.

En esta ocasión contamos con un modo para un jugador y un modo cooperativo para dos jugadores.

El modo de un jugador se resume en una palabra: magistral.  Bajo el concepto de Portal se ha creado una nueva historia planteada en un futuro cercano. Nuevamente tendremos que escapar de Aperture Science, pero está vez la cosa se pone seria. Valve nos va proponiendo sala tras sala, con una curva de dificultad casi perfecta y mostrándonos las novedades jugables poco a poco. Estas novedades elevan el concepto de Portal al máximo haciendo que este Portal 2 siga siendo totalmente innovador pese a basarse en algo que ya vimos hace 4 años. A medida que avanzamos, los personajes secundarios van interactuando con nosotros. Y lo hacen a la manera Portal, es decir, de manera sarcástica y humorística. Mención especial para el momento en que GLaDOS despierta. Espectacular. Este modo de juego llega a rozar la perfección, algo que sólo Valve, a día de hoy, puede hacer. No quiero hacer más comentarios para no desvelar nada de la historia. Merece que la descubráis [email protected] [email protected]

 

 

El modo cooperativo es una de las grandes novedades. Con una historia y salas diferentes al modo de un jugador, dos personas pueden disfrutar de puzles que sólo se pueden resolver con 4 portales y con la colaboración y coordinación de ambos. Toda una delicia que nadie debería perderse.

Hasta aquí todas las bondades, pero este juego no es perfecto y hay que comentarlo:

– Aunque el aspecto gráfico luce espléndidamente, como ya he comentado, se podía haber mejorado en PC. Portal 2 ha aparecido a la vez en consolas y en PC y el apartado visual se ha igualado en todas las plataformas, lo que ha hecho que en la versión de PC no se hayan aprovechado las capacidades de los ordenadores actuales.

– La resolución de los puzles se basa en 2 cosas, ingenio y habilidad. Esta segunda se ha visto algo limitada para hacer el juego más llevadero a los usuarios de consolas ya que juegan con mandos, lo que hace más dificil el control. Tirón de orejas a Valve.

– La tienda en el modo cooperativo. Me parece muy bien que quieran sacar dinero a través de la venta de chorraditas pero es que son excesivamente caras. Un simple skin cuesta unos 5 o 6 euros. Se lo va a comprar Perry Mason.

– La duración. No es un juego corto, ni mucho menos. Si lo comparamos con la primera parte, la duración es 4 o 5 veces superior (en mi caso, 3.6 horas la primera parte, sin los extras, y 18 horas el segundo, sumando el modo cooperativo y de un jugador). Lo que pasa es que es tan genial que me gustaría que durase 1000 horas más. Me conformaré con los DLC (contenido descargable). El primero llegará este verano.

 

 

Resumiendo. Valve se saca de la manga una genialidad y deja en ridículo a su competencia. Así de sencillo. Apto y recomendado para todo el mundo. Mi puntuación, a pesar de no ser perfecto y tener los fallos ya comentados, es **** sobre 4.

Más imágenes aquí.

Y unos videos para que disfrutéis:

 

 

http://www.youtube.com/watch?v=DoUC9anKeSg