“Tras una serie de cataclismos que forzaron a la humanidad a abandonar la Tierra, Nova Prime se convirtió en su nuevo hogar. Tras una larga misión fuera de ese planeta, el legendario general Cypher Raige regresa en compañía de su hijo Kitai. En medio de una tormenta de asteroides, la nave se avería y se estrella contra la Tierra, lugar desconocido y peligroso en el que todos los seres vivos no tienen más objetivo que eliminar a los hombres. Como Cypher ha resultado herido, Kitai debe recorrer ese mundo hostil en busca de la baliza de rescate. Siempre ha querido ser un soldado como su padre, y ahora se le presenta la oportunidad de cumplir su deseo.” (FILMAFFINITY).

Cuando escribo en el blog sobre cine, y en general de cualquier cosa, tengo un error muy grande. Soy capaz de escribir mucho sobre lo que me gusta o agrada pero apenas puedo decir cuatro palabras por aquello que me aburre o disgusta. No me motiva hablar sobre cosas poco interesantes.

Como podéis intuir, hoy va a ser uno de esos días escuetos. La razón es muy sencilla. La peli es mala. Podía quedarme aquí y pediros que no la veáis pero, sin que sirva de precedente, voy a hacer un esfuerzo para daros varias razones.

 

 

Lo primero que hay que decir es que no es una peli de Will Smith. Se limita a estar en una silla, muriéndose, durante tres cuartas partes del metraje. Vamos, que es el reclamo publicitario para que incautos como yo nos acerquemos al cine a dejarnos la pasta en esta mierda.

Luego está  Jaden Smith. El pobre no tiene ni un gramo, ni un megahertzio, ningún megapixel de carisma. Es más, debe carisma en cantidades industriales.

También hay que hablar del planteamiento. La base parece más la de un videojuego que la de una película. Lógicamente, si estuvieramos en nuestra casa, con una buena tele, una buena consola y una cocacola, pasaríamos un rato genial. Pero resulta que estamos en una sala de cine y esto no funciona.

 

 

No puedo dejarme atrás los momentos lerdos que hay. Para los que ya la hayáis visto (para no contar nada, aunque en realidad no os interese): momento pollitos, momento pájaro y momento superguerrero de  Jaden Smith.

Por último, el guión, el desarrollo o como queráis llamarlo. Un mundo postapocalíptico en que los hombres hemos destrozado La Tierra, hemos colonizado otro planeta, lo extraterretres nos atacan y bla bla bla. Todo un alarde de originalidad. Sólo falta que los robots se revelen y aparezca John Connor para salvarnos.

Resumiendo. Sólo recomendable para mujeres (y hombres) que se conformen con ver un ratito a Will Smith. El resto de los mortales absteneros.