“La situación del cuarentón y puritano, Cal Weaver (Steve Carell) es perfecta: tiene un buen trabajo, una bonita casa y unos hijos estupendos y está casado con el amor de su adolescencia. Sin embargo, cuando Cal se entera de que su esposa, Emily (Julianne Moore), le ha engañado y quiere divorciarse, su vida ‘perfecta’ se desmorona. Para colmo, en el actual mundo de los solteros, Cal, que no ha tenido una cita desde hace décadas, es el desastre en persona. (FILMAFFINITY)”.

Normalmente no suelo ver comedias románticas ya que en los últimos años este subgénero se ha estancado y no aporta nada al cine. Añadid a esto que ha borrado del mapa a las comedias puras, que ya apenas se ven en las salas. Ya sólo hay películas románticas que se le antepone “comedia” delante por alguna razón que aún desconozco. Sin embargo, al ser el protagonista  Steve Carell (The Office) decidí darle una oportunidad.

 

 

Este loco y estúpido amor tiene 2 partes bien diferenciadas. La parte cómica y la parte romántica. Mientras la primera, menos abundante, te hace pensar que la película es decente y que se puede ver y disfrutar, la segunda te da una buena colleja y hace darte de bruces con un cúmulo de situaciones vistas hasta la saciedad, aburridas y excesivamente empalagosas. Si durase sólo 60 minutos, quedándose básicamente con los momentos cómicos, se podría hablar bien de este trabajo. Pero es que dura casi 2 horas. Los últimos 20 minutos los tuve que pasar rápido porque casi me da un tabardillo.

 

 

Resumiendo: más de lo mismo, con extra de azúcar y aburrimiento. Y encima con otro papel absurdo para Marisa Tomei. No se quién es el manager de esta mujer pero últimamente se está luciendo con ella. Recomendada sólo para aquellas personas que les encanten los dulces. Mi puntuación: ** (sobre 4).

 

http://www.youtube.com/watch?v=Fe8G-l_BR3c