“Conjunto de varias historias que se desarrollan en el pasado, el presente y el futuro. Cada una de ellas está contenida en la anterior, y todas están enlazadas entre sí por pequeños detalles.” (FILMAFFINITY).

Hace poco me enseñaron un trailer. “Mira, es la última de los Wachowski, ¿a ti no te gustaba Matrix?”. Después de verlo, se me quedó cara de “¿esto qué **** es?”. Pero al ser de los Wachowski, y yo ser un amante de la trilogía Matrix, pues no me quedó más remedio que ir al cine.

Ahora, después de verla, entiendo perfectamente por qué después de ver el trailer se me quedó esa cara. Es imposible hacer un trailer de esta peli, ya que es imposible condensar toda ella en un minuto. Es uno de los trabajos más ambiciosos y pretenciosos que he visto nunca y, por suerte, el resultado es fantástico.

Es un poco complicado explicar de qué va. Dura 172 minutos (y no le sobra ninguno, es más, se podría extender varias horas más) y contiene 6 historias diferentes, en 6 épocas diferentes. Se puede decir que son 6 películas en una. Todas están unidas entre si por ciertos detalles que el espectador tiene que ir descubriendo. Seguramente se necesite un segundo visionado para  captar todos esos detalles. Los actores (Tom Hanks, Halle Berry, Jim Broadbent, Hugo Weaving, Jim Sturgess, Du-na Bae, Ben Whishaw, James D’Arcy, Xun Zhou, Keith David, David Gyasi, Susan Sarandon, Hugh Grant, Robert Fyfe, Martin Wuttke, Robin Morrissey, Brody Lee, Amanda Walker, Ralph Riach, Andrew Havill) son los mismos en todas las historias pero caracterizados con toneladas de un maquillaje a veces esperpéntico.

 

 

Pero el mayor nexo de unión de todas las historias es la idea que hay detrás de ellas. Todas hablan de revolucionarios, de la oposición a la opresión y del precio y el significado de la libertad. La más conseguida, profunda y reflexiva de todas es la de Sonmi 451. Aquí los Wachowski sueltan toda la artillería pesada. Es una suma de imaginación, originalidad, efectos especiales y calidad abrumadora.

Se tocan además otros temas como el racismo, la homosexualidad, el capitalismo, la religión, las consecuencias de nuestros actos, etc y tiene toques de suspense, humor y amor.

Cada una de las 6 minipelículas que forman este atlas engancha por sí sola y tiene un ritmo constante. Tal vez la única que veo fuera de lugar es la que ocurre más en el futuro, 2300. Bajo mi punto de vista no encaja del todo en el mensaje global de la película o yo al menos no lo he sabido ver.

Otra cosa a destacar es el montaje. Han sabido unir de manera sobresaliente todas las historias. Consiguen que sean fáciles de seguir a pesar de haber 6 tramas diferentes y decenas de personajes. Cortan en el momento justo para continuar otra en el momento adecuado. La gran calidad de este trabajo se debe, entre otras cosas, a la calidad del montaje.

 

 

Por último me gustaria decir que “El Atlas de las Nubes” no es una película fácil de ver. Primero porque dura casi tres horas y eso, por sí sólo, echa para atrás a mucha gente. Peor para ellos. Y segundo porque los 45 primeros minutos son algo confusos. Son un bombardeo de tramas, personajes y circunstancias que pueden hacer que algunos espectadores tiren la toalla. Si consigues pasar la barrera de los 45 minutos, ten por seguro que te engancharás sin remedio.

En resumen, una autentica sorpresa para mí. Original, ambiciosa, emocinante, trascendental, imaginativa  y brillante. Sí, es bastante pretenciosa, pero en este caso no había otra manera de hacerla. Apunta a la luna. Si fallas, al menos estarás entre las estrellas. Recomendada a todo espectador que tenga un mínimo de paciencia. Mi puntuación: **** (sobre 4).