“Un escritor (Ewan McGregor) acepta a regañadientes terminar las memorias del antiguo Primer Ministro británico Adam Lang (Pierce Brosnan), después de que la persona que lo estaba haciendo, que llevaba muchos años como ayudante de Lang, muriera en un accidente. El escritor toma un vuelo para trabajar en el proyecto, en pleno invierno, en una casa junto al mar de una isla en la costa este de Estados Unidos. Sin embargo, al día siguiente de llegar, un antiguo ministro británico del gabinete de Lang acusa a éste de autorizar la captura ilegal de sospechosos de terrorismo y su posterior entrega a la CIA para que los torture, hechos que están considerados como crímenes de guerra. La controversia atrae a periodistas y manifestantes en masa a la mansión de la isla donde se aloja Lang con su mujer, Ruth (Olivia Williams), y su ayudante personal, Amelia Bly (Kim Cattrall).”

Estamos ante una película de suspense no apta para impacientes, ya que dura 128 minutos. El argumento se desarrolla poco a poco pero de manera firme, haciendo que el espectador se enganche cada vez más. Un escritor que le gustaría serlo por motivos propios, un ex primer ministro británico intrigante, su esposa desencantada y un primer ministro británico con sed de justicia son los personajes que nos llevarán de la mano a través de este thriller con reminiscencias hichcockianas. Una historia que se retuerce a paso lento pero de forma convicente muy bien llevada por el veterano director Roman Polanski.


 
Recomendada para todo el mundo excepto personas que se suelan dejar olvidada la paciencia en el trastero. Mi puntuación: 3 sobre 4.
 

http://www.youtube.com/watch?v=hrjjMCWBRhc