“Diego es un médico acostumbrado a manejar situaciones límite, que se ha inmunizado ante el dolor ajeno. El intento de suicidio de Sara, una de sus pacientes, provocará que el compañero sentimental de ésta señale al médico como responsable directo de lo ocurrido durante un amenazante encuentro. Horas después, Diego sólo recuerda el ruido de un disparo, y la extraña sensación de haber recibido algo más que un encargo durante este incidente…”

Así se presenta este thriller con toques de drama fantástico en el que se proponen muchas ideas, aunque no todas llegan a buen puerto.Se trata de una buena película pero algunos fallos hacen que baje algunos enteros. La escasa explicación de los enigmas y el superfluo personaje de Belén Rueda empañan el trabajo del director Óskar Santos.

Aún así, es un film que se deja ver y hace que el espectador quede pegado a  la trama. Dentro del tema fantástico que propone, se mezclan otras ideas como el dolor, la compasión o las decisiones y, desde mi punto de vista, muy bien llevadas.

Una película recomendada para todo el mundo, ya que, sin ser la mejor del mundo, cumple con su misión de entretener, enganchar y hacer pensar. Mi puntuación: 2.5 sobre 4.

http://www.youtube.com/watch?v=svI0c2Xu5fQ&hd=1