Ayer se nos ocurrió pasarnos por el cine a ver esta película de Bruce Willis. A pesar de que a todos mis amigos/as les pareció un mojón, a mí no me disgustó. No es ni mucho menos para tirar cohetes, pero al menos me distrajo un rato y me hizo olvidar el visionado de uno de los mayores bodrios que he visto en los últimos tiempos (Señales del futuro).

La película trata (sin desvelar nada de la trama para no reventarsela a quien quiera verla) de un futuro cercano donde existen unos robots de aspecto totalmente humano que pueden ser manejados mentalmente por cualquier persona desde la comodidad de su casa. Son los sustitutos. Y están tan implantados en la sociedad que ya nadie sale a la calle. Todo el mundo vive en su casa y hace su vida normal (trabajar, divertirse, comprar, etc) a través de su sustituto. Lógicamente hay un pequeño grupo de personas que se opone a todo esto y vive independiente en un ghetto dispuesto al efecto.

El señor Willis hace el papel de un policia (papel nuevo para él) que tiene que investigar el destrozo de un par de sustitutos a manos de una persona desconocida. Y hasta ahí puedo leer si no queréis que reviente la película.

Como he dicho antes, no es gran cosa, así que, si queréis verla, esperaos a haceros con una copia de seguridad y no malgastéis el dinero en el cine con este film.

Un saludo.

Imágenes tomadas de http://www.sensacine.com