“Segunda Guerra Mundial. Durante la ocupación alemana de Francia, Shosanna Dreyfus (Mélanie Laurent) presencia la ejecución de su familia a manos del coronel nazi Hans Landa (Christoph Waltz). Shosanna consigue escapar y huye a París, donde se forja una nueva identidad como dueña y directora de un cine. En otro lugar de Europa, el teniente Aldo Raine (Brad Pitt) organiza un grupo de soldados judíos para tomar represalias contra objetivos concretos. Conocidos por el enemigo como “The Basterds” (Los cabrones), los hombres de Raine se unen a la actriz alemana Bridget Von Hammersmark (Diane Kruger), una agente secreto que trabaja para los aliados, con el fin de llevar a cabo una misión que hará caer a los líderes del Tercer Reich. El destino quiere que todos se encuentren bajo la marquesina de un cine donde Shosanna espera para vengarse… (FILMAFFINITY)”

153 mins…153 mins…153 mins…153 mins…153 mins…153 mins…153 mins…¿realmente eran necesarios 153 interminables minutos para esta película?. No os engañeís. No es un peli aburrida, pero le sobra metraje por todos lados. Escenas que aportan nada a la historia o que se alargan innecesariamente hasta el infinito se podían haber cortado para hacer más amena esta historia. ¿Nadie le dijo a Tarantino: “señor Quentin, sabe usted que 153 mins son mas de 2 horas y media?, ¿sabe usted la cantidad de cosas que se pueden hacer en ese tiempo en vez de ver su película?.

 

 

En “malditos bastardos” he visto poca cosa. Algunos dialogos buenos, alguna escena típica de Tarantino y poco más. Intenta abarcar muchos géneros pero se queda en casi nada. No es una comedia, no es bélica, no es un drama, no es histórica…la verdad es que no sé lo que es. Se podría decir que es una película de Tarantino y ya está. Al menos se deja ver, pasas el ratillo y poco más. Sólo recomendable a los seguidores incondicionales de Quentin.