“Hace seis años se descubrió vida extraterrestre en el Sistema Solar. Sin embargo, la sonda de la NASA que regresaba con las muestras se estrelló en México y la mitad del país se ha convertido en una zona “infectada”, controlada por los militares de USA. El reportero fotográfico Andrew Kaulder (Scoot McNairy) se encuentra en San José cuando recibe la orden de recoger a Samantha Wynden (Whitney Able), la hija del dueño de la agencia de noticias donde trabaja, y escoltarla hasta una zona segura de la costa. (FILMAFFINITY)”.

Extraña película que, aunque lo parezca por su sinopsis, no es de ciencia-ficción. Es una rara mezcla de road movie romántica con bichos de fondo. No es de acción, ni de miedo, ni de suspense, ni de amor… no sé lo que es. Se puede decir que el director ha inventado un género nuevo que seguramente sólo englobe a esta peli y a ninguna más en toda la historia. Lo llamaré “monster trip”. 

 

 

A pesar de no poder definirse, entretiene que, al fin y al cabo, es el fin de toda película. Sustituye la falta de presupuesto con ingenio y tiene escenas muy bien hechas. Un trabajo simple pero rodado con talento. Si lo que buscas es acción y monstruitos, esta no es una buena elección. Si lo que buscas es romanticismo, no vas por buen camino. Si lo que buscas es entretenimiento con una mezcla de géneros, acabas de llegar a buen puerto.

 

 

Recomendada a toda persona que no juzgue un film por su título o sinópsis.

Nada más que por el atrevimiento y por la buena realización mi puntuación va a ser 3 sobre 4.