“En el año 2159, los seres humanos se dividen en dos grupos: los ricos, que viven en la estación espacial Elysium, y todos los demás, que sobreviven como pueden en una Tierra devastada y superpoblada. Rhodes (Jodie Foster), una dura gobernante, promueve una rígida ley antimigración, cuyo objetivo es preservar el lujoso estilo de vida de los ciudadanos de la estación espacial. A pesar de ello, los habitantes de la Tierra harán todo lo posible por emigrar a Elysium. Max (Matt Damon) acepta una misión casi utópica, pero que, si tuviera éxito, significaría la conquista de la igualdad entre las personas de esos dos mundos tan opuestos”. (FILMAFFINITY).

Blomkamp, creador de la curiosa y satisfactoria “Distrito 9”, nos trae otra historia de ciencia ficción, metáfora del clasismo actual, las políticas de inmigración y de la salud. Lejos de abrumarnos con efectos especiales, nos narra la historia con un buen sentido del ritmo, haciéndonos entrar en un futuro devastado plagado de detalles.

 

 

Es algo convencional en cuanto planteamiento y desarrollo, pero eso no es obstáculo para disfrutar de la historia que nos propone, las buenas escenas de acción y de un Matt Damon robotizado que encaja bien en el papel de persona desesperada capaz de hacer todo por sobrevivir.

Recomendada a todo el mundo. Mi puntuación: *** (sobre 4).

Nota personal: ¿no es la ciudad de Elysium sospechosamente parecida a Halo?.