Otro año más agradecer a nuestro fotógrafo en nómina, rjajaja, por su invitación en el mejor restaurante de Córdoba con motivo de su enésimo cumpleaños. Comida de calidad a cascoporro para pasar la noche del sábado.

 

Si esto es un chupito, imaginaos el tamaño de las copas.


 

Pero, como empieza a ser ya un clásico, lo mejor de la noche no estuvo allí. El año pasado fue una despedida de soltera, un botellín de agua y un espidifen. Este año no podía ser menos. Cuando mi hermano Lord y yo decidimos terminar la noche en el O Donoghue’s (innovando como siempre) con la compañía del comediante y novia, nos encontramos con el señor Pérez y el señor Lara. Al primero hacía unos 5 años que no lo veía pero al segundo es que hace unos 15. De tal manera que pasamos parte de la noche recordando viejos tiempos, diciendo mongoladas y, básicamente, viajando a la mitad de los 90′. Para mear y no echar gota.