No sé las crifras de seguimiento de la huelga ni me he molestado en mirarlas. Los sindicatos las pondrán por las nubes y el gobierno por los suelos, como se ha hecho toda la vida. Con lo que si me he quedado es con la calificación por parte de los sindicatos: éxito “democrático”. Y ahora me pregunto yo, ¿que tiene de democrático esta huelga?:

– Se pone silicona en las cerraduras para que la gente no pueda abrir sus negocios.

– Se paran a los coches que van por la calle para “informarles” que hay huelga y “pidiéndoles” que se den la vuelta.

– Se increpa (por decir algo) a los comerciantes que quieren abrir sus negocios y les obligan a cerrar.

– Se paran a los transportistas que acceden a los distintos mercados y no les dejan pasar.

– Se insulta a la gente que va por la calle con chaqueta (se ve que si vas con chaqueta es que vas a trabajar…).

– Y mil ejemplos más.

Todo se puede resumir en la frase que un “manifestante” le dice a un conductor que quiere entrar en un mercado:

– ¡Que la huelga es para todos!.

A ese manifestante le cogía por el cuello y le explicaba que esto es un país libre y que si me da la gana hago huelga y que si no, no la hago. La huelga es una elección, no una obligación. Pero se ve que eso los sindicatos no lo saben.

De todas las personas que han hecho huelga, me gustaría saber cuantos lo han hecho libremente.

Resumiendo: la huelga general ha sido todo un ejercicio de “democracia”.