Está demostrado que este país es un lugar de ladrones, trápalas y caraduras. O lo que es lo mismo, la “picaresca española” se impone al ciudadano de a pie y la sociedad. Y el canon digital es la mayor prueba de ello. Un grupo de personas decide robarle a los españolitos y el gobierno le da el visto bueno. Al menos hoy hay un rayo de luz. La Audiencia Nacional ha declarado hoy nula la orden ministerial sobre el canon digital que regula desde 2008 una tasa aplicada sobre los soportes digitales susceptibles de almacenar contenidos sujetos a derechos de autor. Esto no significa que el canon haya sido declarado ilegal, sólo que entra en vigor la norma anterior, que es del 2006. La anulación se debe a que la orden ministerial que lo ha regulado es un reglamento y que, por tanto, su aprobación habría requerido determinados trámites relativos a memorias, justificativa y económica, y un dictamen del Consejo de Estado que no se hicieron. Es como coger a Al Capone por evasión de impuestos.

Todo esto se traduce simplemente en que las tarifas del 2008 se dejarán de usar y volverán las del 2006. Eso sí, la Sala de lo Contencioso a declarado rauda y veloz que de devolver lo recaudado nada de nada,  al no considerarse competente para ello. Creo que Teddy Bautista está ahora mismo descojonado en el sofá de su casa.

Esto es España. ¿En que otro país del mundo se impone un canon abusivo e indiscriminado sobre los soportes digitales, en contra de la norma comunitaria europea y varios artículos de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI) y de la Constitución Española, dañando principios como el de igualdad ante la ley, la libertad de empresa y el libre acceso a la cultura?.

Esto puede parecer una gran noticia, pero no lo es tanto ya que no entra de lleno en la cuestión y se limita a tocar la superficie. Pero algo es algo ¿no?.