En 2002 Justin Timberlake lanza su primer disco en solitario, Justified. Su segundo single es la canción motivo de esta entrada. Compuesta por Scott Storch y Timbaland y producida por éste último también, se trata de un tema de desamor que tiene el sello inconfundible del productor. La unión Timberlake – Timbaland es casi perfecta. Y no sólo en esta canción, sino en toda la carrera de Justin. Creo que no ha podido buscar un mejor compañero de viaje.

Os dejo con el video de este temazo: