Hoy, conmemorando mi primera victoria en casa de rjajaja tras años jugando este juego, voy a hacer una minireseña de este juego de tablero.

La historia en que se basa, sacada de la web de Devir (la editora), es:

“En Kingsbridge se está construyendo la Catedral más grande y más bella del mundo. Como maestro constructor debes conseguir los materiales de construcción que tus trabajadores necesitan y contratar a los artesanos.
Al jugar retrocederás hasta la Edad Media, tal y como la describió el escritor KEN FOLLETT en su gran novela, de la que se han vendido más de 3 millones de ejemplares en España.”

 

La catedral que vamos a construir.

 

 

El propio Ken Follett dijo “jamás pensé que se pudiera hacer un juego de mesa de Los pilares de la tierra”. Pero, aunque parezca mentira, se ha hecho. Y aunque la historia no es más que una excusa y poco tiene que ver el juego con el libro, se lo han currado bastante y han hecho una pequeña joya.

La idea es la siguiente. Tenemos que acopiar materiales (madera, arena, piedra y metal) para “transformarlos” en la catedral. Según hagamos esta transformación recibiremos más o menos puntos de victoria (PV). Quién termine con más PVs gana la partida. Para hacer esto disponemos de unas cartas que representan a los artesanos y que nos permiten cambiar cierta cantidad de materiales por otra cierta cantidad de PVs. La partida consta de 6 rondas y al final de cada una haremos este cambio. Tenemos por tanto 6 ocasiones de ganar PVs.

 

Algunos artesanos.

 

 

La mecánica es muy sencilla. Cada turno consta de 3 pasos:

1.- Adquirir recursos o artesanos nuevos. Éstos últimos se adquieren a cambio de monedas y los recursos a cambio de trabajadores. Ni qué decir tiene que cada jugador dispone inicialmente de una cantidad de monedas y trabajadores.

2.- Seleccionar 3 acciones de las 14 disponibles. Éstas se encuentran representadas en el maravillosamente ilustrado tablero.

3.- Ejecutar dichas acciones (entre las que está, en último lugar, transformar recursos en PVs).

Obviamente no voy a explicar las acciones pero van desde adquirir nuevos artesanos a recibir cartas de ayuda o comprar y vender recursos en el mercado.

 

En plena partida

 

 

No conozco a nadie que después de jugarlo no le haya gustado. El secreto de la calidad de este juego de mesa radica en varios puntos:

– El llamativo tablero, que entra por los ojos.

– Mecánica relativamente fácil de aprender y comprender.

– Duración muy ajustada (1h o 1h y 30mins.).

– Acciones muy variadas.

– Las partidas se deciden en la última ronda, por lo que hay tensión hasta el final.

– Suficientemente profundo para satisfacer a los más jugones pero suficientemente sencillo para permitir jugar a no jugones.

Se puede jugar de 2 a 4 jugadores, pero recomiendo hacerlo siempre a 4 ya que en las otras opciones pierde bastante.

Resumiendo. Un juego muy interesante, recomendable para todo el mundo y que es muy facil que vea mesa. Mi puntuación: 3.5 sobre 4.

 

Imágenes tomadas de http://boardgamegeek.com