En el año 2003, Keane irrumpía en el panorama musical de una manera brutal. Lo hizo con el álbum “Hope and fears”, cosechando un éxito abrumador con canciones inolvidables como “Everybody’s Changing”, “This Is the Last Time”, “Bend and Break” o mi favorita e impresionante “Somewhere Only We Know”. Se hicieron mundialmente famosos con su peculiar estilo “sin guitarras”. En 2006 llegó “Under The Iron Sea”. El problema de este álbum fue precisamente ser el siguiente al bombazo anterior. Fue un éxito pero no llegaron al nivel de 2003. Contiene algunas buenas canciones como, por ejemplo, “Crystal Ball” (no dejéis de ver el vídeo que la acompaña). A continuación nos llegaría “Perfect Simmetry” en 2008. Es a partir de aquí cuando Keane cae en picado. El álbum es realmente flojo (con alguna excepción puntual) y, lo que es peor, se olvidan de sus raices, es decir, aquello de “la banda sin guitarras”. Pero lo peor está aún por llegar, y lo haría en 2010 y sería en forma de EP. Con “Night Train” llegan a tocar fondo musical. Este EP nos trae “joyitas” como “Stop for a Minute”, junto a ese “genio” de la música que es K’naan, y la totalmente fuera de lugar “Ishin Denshin (You’ve Got to Help Yourself)”, junto a una rapera japonesa llamada Tigarah. Viendo este panorama pensé que jamás volverían a sacar algo decente y mucho menos que que llegasen al nivel de  “Hope and fears”. Nunca he estado más contento de haberme equivocado. Recientemente han publicado su último disco, titulado “strangland”, y puedo decir que es un trabajo alucinante, superando incluso su álbum de debut.

“Entramos al estudio en enero de 2011 y pasamos cerca de 6 meses simplemente tocando, trabajando las canciones. En ese sentido, ha sido muy parecido al primer álbum, ese que preparas durante años sin presión porque a nadie le importas”, cuenta Richard Hughes, batería del grupo. Somos realmente afortunados por el hecho de que hayan tenido tiempo de sobra para trabajar en este disco. Esto les ha permitido hacer canciones de la misma manera y calidad en que las hicieron en sus comienzos. Keane vuelven a ser los que eran. “Strangeland” está repleta de temazos  de esa “banda sin guitarras”. Es un trabajo realmente brutal que supera a  “Hope and fears” y situa al grupo en lo más alto del panorama musical. Han barrido con creces cualquier espectativa que se tuviera de ellos.

Hasta ahora han sacado 2 singles:

– Silenced By The Night:


 
– Disconnected:


 
Este último vídeo está dirigido por el realizador Juan Antonio Bayona, responsable de “El orfanato”.

Son muchas las canciones que os podría poner para que apreciarais la calidad de este álbum pero no voy a ser pesado. Me limitaré a deciros que escuchéis ese pedazo de tema que es Sovereign Light Café:
 

 
Sólo puedo decir una cosa: Los primeros Keane que tanto echábamos de menos han vuelto. ¡Estamos de enhorabuena!.