Varios días después del cierre del más famoso de los servicios de alojamiento de archivos, empieza a salir la verdad sobre el asunto. Casualidades de la vida, megaupload estaba a punto de modificar su servicio de alojamiento de música, megabox (con el que ya podíamos subir nuestra música y escucharla desde cualquier dispositivo con un navegador y acceso a Internet). La novedad era tan simple como convertir a megabox en una tienda de música cuyas compras se gestionarían a través de otra herramienta llamada megakey. Los artistas podrían poner su música y venderla por el precio que quisieran o incluso dejarla gratuita. El 90% de los ingresos irían a parar al propio artista. Aquellos que la hubiesen dejado gratis también recibirían ingresos. Por una parte se repartirían el 10% restante de la cantidad anterior y por otra parte ingresarían por un sistema de publicidad en megakey.

Como podéis deducir, este negocio iba a ser revolucionario y el éxito estaba prácticamente asegurado, sobre todo teniendo en cuenta que artistas como Alicia Keys, Puff Daddy, Will.I.Am, Snoo Dogg, Estelle, Chris Brown, Kanye West, Lil John y celebridades como Jamie Foxx o la tenista Serena Williams apoyaban a megaupload (vean este vídeo de promoción que la propia Universal trató de boicotear). A las discográficas no les gustaba nada esta idea ya que se las puenteaba y era el artista el beneficiario de los ingresos. La fuerza de la industria es excesiva y se dice que presionó para que se llevara a cabo lo que ya sabéis [email protected]

Que alguien me explique ahora cual es la mayor banda criminal…

Fuentes:

Schmitz preparaba un sitio de música sin las discográficas 

Megabox: El servicio de música que habría originado el cierre de Megaupload

Megabox, o cómo Megaupload iba a tratar directamente con los artistas y puentear a las discográficas